El uso de Plasma rico en plaquetas (PRP) en odontología

Entre las técnicas de odontología más interesantes y con multitud de aplicaciones se encuentra el uso de plasma rico en plaquetas o PRP. Desde CED Dental te explicamos qué es el plasma y cómo se obtiene, además de los numerosos beneficios que tiene para la salud y los tratamientos en odontología.

Qué es el plasma rico en plaquetas y cuáles son sus principales usos en odontología

El PRP se extrae directamente del torrente sanguíneo del paciente. Mediante un procedimiento, el plasma se separa de la sangre para su utilización en la clínica. Este plasma contiene hasta cinco veces más plaquetas que la sangre. Las plaquetas son ricas en factores de crecimiento y estos son los encargados en mejorar la regeneración de los tejidos y ayudar a su cicatrización.

Aunque sus usos son muy variados y en diferentes disciplinas, a nivel odontológico, el plasma rico en plaquetas es utilizado principalmente para estimular la respuesta del cuerpo a la reparación de tejidos dañados y mejorar y acelerar su cicatrización. Las aplicaciones más frecuentes son en la regeneración ósea, la colocación de implantes, cirugía de encías y las extracciones dentales.

 

¿Quién puede someterse a la técnica de aportación de plasma rico en plaquetas?

El PRP es biológico y autólogo, esto quiere decir que se extrae del mismo paciente a quien se le aplica, por lo que no resulta tóxico y tampoco es inmunorreactivo.

Esta técnica es aplicable para todo tipo de pacientes y está especialmente indicada para las personas más propensas a sufrir infecciones tras una intervención dental, como los pacientes fumadores.

Principales ventajas del uso de esta técnica en odontología

El tratamiento con plasma rico en plaquetas es excelente para mejorar la recuperación del paciente tras una intervención odontológica. Entre otros beneficios, los más destacables son los siguientes:

Es un acelerador de la reparación de los tejidos, incluidos los óseos

La aplicación del plasma es un complemento perfecto para la regeneración ósea. Se utiliza para retener y compactar el material del injerto, consiguiendo una mejor estabilidad y adhesión.

El injerto óseo dental con plasma garantiza un mejor resultado y una mejor recuperación del paciente pues, además, el plasma es osteoinductor y osteoconductor.

Acelera la cicatrización de heridas

El plasma, al tener un elevado número de plaquetas, interviene favorablemente en la recuperación de los tejidos blandos y tiene poder hemostático (contiene hemorragias), consiguiendo una mejor y más rápida cicatrización.

Reduce la inflamación y el dolor local

El plasma rico en factores de crecimiento estimula y mejora la curación, por lo que disminuye considerablemente la inflamación de los tejidos y el correspondiente dolor o molestias que esto puede ocasionar.

Acorta los tiempos de recuperación

El PRP es el gran aliado de los postoperatorios. Esta sustancia actúa directamente sobre la zona afectada e interviene en su regeneración. Gracias a estas propiedades acorta considerablemente los tiempos de los tratamientos y los de la recuperación del paciente.

Casos en los que se desaconseja el uso de plasma rico en plaquetas

Aunque el plasma rico en plaquetas es un tratamiento sencillo y muy eficaz en odontología, existen algunos casos específicos en los que se desaconseja su uso:

No recomendado para personas con problemas de coagulación

Las personas que sufren un trastorno de coagulación de la sangre no deben someterse a la extracción de plasma rico en plaquetas.

No recomendado para diabéticos

En el caso de pacientes diabéticos, la aplicación de plasma rico en plaquetas no está recomendada.

No se recomienda en embarazadas y madres lactantes

Para garantizar la seguridad del feto o del bebé, es recomendable posponer cualquier tratamiento con plasma rico en plaquetas, ya sea odontológico, estético o médico.

¿Cómo es el procedimiento para obtener plasma rico en plaquetas para su uso en odontología?

El plasma rico en plaquetas se obtiene con una extracción de sangre del paciente. Posteriormente, el tubo con la sangre se introduce en una centrifugadora específica que separa el plasma y del que se obtiene un coágulo que posteriormente se aplicará en el tratamiento correspondiente.

¿Cómo se aplica en el paciente el plasma rico en plaquetas?

Este tratamiento es común en el injerto óseo dental con plasma, la regeneración ósea dental con plasma, la cicatrización alveolar tras las extracciones dentales y la cicatrización en cirugías de la encía entre otros procedimientos.

El método se basa en aplicar el coágulo obtenido tras la centrifugación en la zona específica donde se desea activar la regeneración o sellar el alveolo.

Resumen

¿Conocías esta técnica? Si tienes dudas o deseas ampliar la información sobre las ventajas y desventajas del plasma rico en plaquetas y qué puede hacer este tratamiento por ti, ponte en contacto con nosotros o visita nuestra Clínica CED Dental Palma. Estudiaremos tu caso y te ofreceremos las opciones que mejor se adapten a tus necesidades para asegurar el mejor resultado.

Otros artículos

¿Qué mantenimiento y cuidados requieren tus implantes dentales?

¿Qué mantenimiento y cuidados requieren tus implantes dentales?

Cualquier intervención dental requiere de un mantenimiento que asegure la correcta higiene bucodental para garantizar el éxito del tratamiento. En…
Efectos del bruxismo y qué tratamientos hay

Efectos del bruxismo y qué tratamientos hay

El bruxismo es una patología muy extendida entre los adultos que puede afectar seriamente a la salud dental dependiendo de…
DSD: Diseño de Sonrisa Digital. En qué consiste, cuáles son sus ventajas y cuándo se recomienda

DSD: Diseño de Sonrisa Digital. En qué consiste, cuáles son sus ventajas y cuándo se recomienda

Los avances tecnológicos en el sector de la odontología nos permiten profundizar mucho más en las fases de estudio, diagnóstico…